Características de la vida antigua y nuevaVer todos
shadow


CARACTERÍSTICAS DE LA VIDA VIEJA Y DE LA NUEVA QUE TODO CRISTIANO DEBE CONOCER


Colosenses 3:5-17

Las características de la vida antigua y la nueva son fáciles de entender.

La vida cristiana y la secular son dos clases de subsistencia que el apóstol san Pablo hace énfasis en la conducta del ser humano como ser natural y transformado. En ambas se caracterizan principios desiguales que cada individuo determina en el andar en su diario vivir, como persona dueña de sí misma y de su intelecto personal.

2° Corintios 5:17 expresa: De modo que si alguno está en Cristo, nueva creatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Este Versículo, hace referencia de una emprendida vida en Cristo, cuando se expresa nueva vida, quiere decir, que teníamos una antes, la cual quedó obstaculizada con los principios pertinentes de la segunda.

Efesios 4:22. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos. Este nuevo texto da margen para explorar la deficiencia que teníamos con aquella forma de vivir, lejos de Dios, de su pueblo y de sus promesas.

En Tito 2:14: hablando de la muerte de Jesucristo, expone: Quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

Aquí se encuentra el cambio de la vieja vida a la nueva que es en Cristo Jesús:


LA PRIMERA CLASE DE VIDA

Es la que ha venido traficando en el marco pre-histórico e histórico desde que Adán cayó en el Edén, hasta nuestros días; San Pablo la llama: “la vieja vida”; que viene cargada de adulterio, fornicación, amargura, maledicencia, seducidora, degeneradora, conforme a los deseos engañosos. El apóstol comenta que todos, transitábamos en otro tiempo por ella.


LA SEGUNDA CLASE DE VIDA

Es la vida en Cristo. Esta vida principia cuando oímos y aceptamos el evangelio de Jesucristo, es decir, cuando nos informamos de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo, como un ente que vino a tomar y a sufrir en nuestro lugar como un cordero inmolado.

Desde este momento, nuestra conciencia nos informa que ya no nos pertenecemos a nosotros mismos, si no aquél que, se dio en rescate por nosotros, como dice Romanos 6:10, “porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. Así también vosotros considerados muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro”.

El cambio de la vieja a la nueva vida en Cristo, es cuando morimos al pecado; es vivir para Dios con una excelente vida nueva, por medio de la renovación de nuestro entendimiento como persona regenerada, y por ello, tenemos que cambiar nuestra forma de vivir: de vestir, de hablar, de andar, y de pensar; identificándonos con esto que, andamos en mejor vida.

Todos estos beneficios se lo debemos a Dios, quien tuvo a bien de haberse manifestado en Carne, y de esta forma habernos reconciliado consigo mismo, como lo expresa San Pablo en su segunda carta a los Corintios 5:17-19.

La manifestación de Dios en carne, como “hijo de hombre”, tuvo sus principios. El doctor Lucas, observó los dichos de Jesús cuando estuvo en Jericó: porque el hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido; por ello, Jesús les enseñó a los judíos en el evangelio de San Juan 8:24;… “Porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis”. Este término “YO SOY”, Es la identificación de Dios en el Antiguo y Nuevo Testamento, la cual, es la puerta de entrada para nuestra salvación en esta dispensación de la gracia.

El que no acepta que Jesucristo es Dios manifestado en Carne, su salvación está embolatada; y por ello, necesita conocer un poco más de lleno, quién es Jesucristo. Se repite: “Porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis”.

Esta es una de las razones por las cuales, el cristiano no debe dividir a Dios en varias fracciones, Dios le recomendó esto a Israel en su códice aportado por Moisés, en el segundo libro de la ley; presentado como un objetivo central, el cual se propone en dejar bien en claro al pueblo la existencia de un ser divino: “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es” Deuteronomio 6:4.

Por otro lado, el Apóstol San Pablo, subraya este conocimiento universal mediante sus cartas. “Pero Dios es uno” (Gálatas 3:20). Y este Dios único, “fue manifestado en carne” 1° Timoteo 3:16. El cual fue introducido por el árbol genealógico de los patriarcas, Romanos 9:5. Quisieras conocer más de este tema, te regalo el link:

Esta misma apreciación se halla en el Apóstol Santiago en su Epístola enciclopédica, cuando insistió que, Dios es uno, Santiago 2:19. Y toma como campo de evidencia a los demonios, por la razón que ellos estuvieron en el principio y no vieron ni conocieron más que un sólo Dios en forma numérica.

San Lucas 2:13-14 hablando de las huestes celestiales, que alaban a Dios permanentemente, cierto día, fueron trasladadas a Belén de Judea, y cuando distinguieron al niño Jesús, cantaron un coro, y en su letra decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! Este cántico se dio porque aquél que habían conocido, procedente de la eternidad como Dios único, ahora, lo veían en el cuerpecito de un bebé, que acababa de nacer, es decir, Dios visitando a su Creación Antropológica, como Dios Monoteísta.

Por ello, en importante conocer y entender el sentido total del esquema del monoteísmo, y dárselo a conocer al catedrático como al educando desde su punto de partida de la deidad y de la unicidad, a través de los textos Escatológicos, iniciando desde el desarrollo de la era patriarcal, atravesando la historia, inclusive, llegar al calvario, y pasar al día de pentecostés que es el día del nacimiento de la iglesia. La cual, es poseedora de su Nombre, de la doctrina, quien a su vez, es la esposa del cordero, quien le acompañará como la regente en su reino.

La sagrada teología hebraica, es la única que declara que el único Dios indivisible y Creador es llamado “Monoteísta” que proviene de dos palabras griegas: “MONO”, significando: sólo, solitario, uno, único; y “TEOS”, significa Dios.

El monoteísmo fue la disciplina que jamás dejó su naturaleza entre los profetas del pueblo de Israel, los cuales, exhortaban en todo tiempo que Dios era uno, aunque las naciones vecinas fueran dualistas, triteístas, politeístas y panteístas; sin embargo, los dirigentes de los Israelitas, suplicaban e imploraban que Dios fuese uno numéricamente.

En los Diez Mandamientos postdata: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” Éxodo 20:3; Deuteronomio 5:7. Dios destacó en este decálogo su aclaración que Él, es único y celoso. En Éxodo 20:5. En Deuteronomio 32:39, Dios dijo que no hay ningún otro dios fuera de él.

Estimado Hermano y amigo: En la doctrina de la unicidad y de la deidad, reposa la plataforma de nuestra salvación para adquirir una nueva vida, llamada “cristiana”, en este tiempo llamado la “gracia”. Quieres tener más conocimiento de este tema tan especial, comunícate con el link:

Este Dios monoteísta, Moisés y san Pedro lo presentan como el Santo de Israel, y por esta razón, a sus seguidores se les exige que sean Santos en toda vuestra manera de vivir. 1° de Pedro 1:15. Por ello, en Colosenses 3:5-7. Dice: “Haced morir, pues, lo terrenal en Vosotros: Fornicación, impureza pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobres los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduviste en otro tiempo cuando vivías en ellas.

Levítico 11:45. Porque yo soy Jehová, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios; seréis, pues, santos, porque yo soy Santo.

Todos estos textos nos están indicando que si queremos seguir dependiendo de Dios tenemos que vivir precisamente como él es, y como él ordena, sin los cuales, es imposible agradarlo.

Esto lo entendió nuestro primer padre desde el principio. En el libro de Génesis encontramos que, cuando Adán tuvo uso de conciencia, se dio cuenta que estaba desnudo, y esto lo hacía indigno, por lo cual, trato de esconderse y ocultar su desnudez con hoja de higuera.

Cuando Dios se les acercó, ÉL salió con su mujer a ocultarse; Dios toma a bien esta actitud y trató a solucionarle este problema inmoral y vergonzoso que trataba de alejarlo de su presencia. Por lo tanto, Dios le hizo un vestuario de pieles y los vistió, cubriendo con ello, su desnudez.

Desde este momento se le ha conocido en el ser humano, dos clases de vestimenta. La primera, fue hecha por hojas de higueras trabajada por el hombre mismo, en forma de delantales, la cual presenta vestuario para corto tiempo y a medias, por cuanto las hojas se marchitan en breve y el hombre piensa que se encontraba vestido y continuaba en desnudez parcial.

Dios conociendo lo que son las hojas de las higueras, y la forma de su costura en delantales quiso vestir mejor al hombre y a la mujer, con vestido duradero, honesto, que cubriría su desnudez total.

El hombre desde un principio su conciencia lo ha acusado que la desnudez lo ha llevado a retirarse y separarse del Creador; en la historia se ha conocido que el despojo de sus vestidos ha sido una de las armas poderosas usada por el enemigo para destruirlo. Por ello, el apóstol en Colosenses 3:5-7. Dice: “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia que es idolatría.

Todos estos pecados: Fornicación, impureza pasiones desordenadas, malos deseos son activados, precisamente, por las composturas e inmorales del mal vestir. Está en una de las tantas razones, por las cuales, Dios, ha dado mandamientos y estatutos al hombre para librarlo y ayudarlo a salir de este flagelo de la sensualidad y el erotismo licencioso, derivado por la despreocupación corporal.

Noé, por causa de una borrachera trasgredió esta moral, fue desvestido, y por tal motivo vino la execración para parte de su familia, hasta nuestros días.

La desnudez es la presentación o exhibición parcial o total del cuerpo ante la parte opuesta que logra alimentar el erotismo y la sensualidad desenfrenada que puede conllevar al libertinaje y muchas veces a la infidelidad y al meretricio.

En los libros históricos encontramos paradigmas ilustrativos como el caso de 2° Samuel 11:2-4. Nos cuenta que, una señora llamada BETSABÉ, por justificación propia, no quiso someterse a estas clases de normas; practicó la desnudez visible en su propia residencia, y como consecuencia hizo que el rey David accediera al pecado de codicia, y éste, lo llevó al adulterio; los cuales, le acarrearon muchas divergencias: a su vida, a su casa, a su reino le vino un caos; y al esposo de esta mujer, le ocasionó la muerte.

Por ello, cada uno de estos casos nos enseña que la desnudez es una vitrina del mercadeo del diablo y la biblia dice: huid de la fornicación y por ello, san Pablo en la carta a los Colosenses 3:12 expresa: ”Vestíos, pues, como escogidos de Dios”, Santos y amados…

En 1° Corintios 3:17. Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es. Toda persona que por razón de mal vestuario, hace tropezar a su hermano, su salvación se hace insegura; y además no debemos estudiar para piedra de tropiezo, más bien para edificación del cuerpo de Cristo que somos los creyentes.

Eso fue similar lo que Moisés subrayó en la ley, que, las “mujeres no se vestirán trajes de hombre, ni los hombres vestirán ropa de mujer”; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto lo hace. Deuteronomio 22:5.

Hoy, es importante que los cristianos nos ajustemos a los parámetros bíblicos sirviendo de buena voluntad, como al señor, y no a los hombres; recordemos que la palabra nos enseña que las mujeres deben vestirse en forma modesta. 1º Timoteo 2:9-10.

La consideración teológica propone que la desnudez, supuestamente, no es inconveniente por la vergüenza que pueda producir al que la práctica, sino porque los principios de la moral dependen de Dios; por lo tanto pide que lo hagamos con pudor y modestia. 1º Timoteo 2:9.

Alguien ha comentado que la vestimenta de los humanos siempre ha despertado controversia. Pablo seguía las normas prevalecientes de la cultura de su pueblo Israel, y su ferviente convicción en el mensaje de Jesucristo, los cuales le llevaban a enseñar que cada uno debe vestir conforme a lo ordenado por Dios.

El apóstol San Pablo interpretaba que, hay cosas que para los paganos son legales y naturales, pero para los hijos de Dios no son aplicables, por no ser edificantes; él podía decir: Yo no puedo “adaptarme” a las cualidades presentadas por los escépticos, puesto que me considero en conflicto de distanciarme del Señor, tal propósito, no ambiciono. 1º Corintios 6:12; 10:23.

El mundo pagano de hoy ha seguido con sus modales del primer vestido figurativo de Adán; los de las hojas de “higuera”. Si miramos la historia tendríamos un estante, un armario con muchas definiciones de la palabra vestuario que, todas apuntan una indicación de un semi-desnudez, que proclama que, el cuerpo no está totalmente cubierto de ropas, pero su definición posee diferentes vínculos intrínsecos.

Los lingüistas apostillan que, la palabra desnudo posee su origen etimológico en el latín “NUDUS” que significa "sin ropa", aplicado en lo integral o parcial.

El desnudo integral, es un estado de total desnudez, sin cobertura de vestidos que tapen las partes más íntimas del cuerpo.

El desnudo parcial, se ha considerado el estado de no estar vestido. A veces se refiere al estado de llevar poca ropa, para cubrir su piel o las partes íntimas, como también las convenciones o reglas de una cierta cultura establecida.

En el mundo occidental, especialmente en los campos mitológicos, representados por los lugares públicos, se exhibía la desnudez como parte del erotismo para alimentar le sensualidad depravada que conlleva al libertinaje y cuantiosas veces al tráfico del placer carnal.

En muchos países de la antigüedad se utilizaban ciertos vestuarios como uniformes, emparejes que indicaban los placeres meretricios, especialmente para los transeúntes visitantes.

Luego en varios países del este, y de la media luna fértil del mediterráneo tomaron ciertas prácticas de los semidesnudos que han sido común en pinturas y estatuaria en la que aparecen representadas bellas mujeres vestidas con tules u otras ropas sutiles de hilado con lino cuyas trasparencias permitían observar gran parte del cuerpo femenino, dando margen a la sicalíptica.

En otras culturas comunes como pueblos aledaños a las laderas de afluentes y litorales, la mujer saliendo vestida de las aguas, aunque con sus ropas mojadas ciñéndole el cuerpo y mostrando la mayor parte de sus hélices, ha sido una semidesnudez con protección y estilo de excusa como pretexto para argumentar la no inmoralidad concebida.

En el tiempo del imperio Bonapartista la mejor moda precedió por el mismo Napoleón I, que las mujeres hermosas, las cuales para evidenciar su belleza corporal llegaron a humedecer sus ropas, y así, se dio lugar a un síndrome de resfríos, gripes, neumonías etc.

Más tarde cuando la conciencia antropológica se fue adormeciendo y deteriorando, salieron los vestidos Unisex, es decir, vestidos que podían usar hombre y mujeres, luego, aparecieron las minifaldas, los vestidos ajustados y escotados quedando así, descubiertos y sin valor el pudor y la virtud primitiva.

Hoy día se ha desenfrenado la desnudez, porque está fuertemente vinculada al erotismo en medios audiovisuales, como el cine, la televisión el video y otros medios visuales.

Por razones comerciales, la industria del teatro suele retratar la desnudez de actores y actrices físicamente atractivos, aunque es también empleada como un recurso expresivo para retratar la vulnerabilidad de nuestro cuerpo o como metáfora de la fragilidad del mismo en escenas impactantes o conmovedoras, substraídas de toda indicación premisa.

En muchos países culturales se ha usado un poco la desnudez, como parte laboratorial para los estudiantes de anatomía y biología.

Con todo este comentario histórico he querido mostrar las vitrinas del mundo en que vivimos y como dijera el profeta Jeremías: “paraos en los caminos y preguntad por las sendas antiguas y andar por ella”.

Cristianos de turno, ha llegado el momento de subir al monte Carmelo, como lo hiciera el profeta Elías, para escoger de allí a quien vamos a seguir.

Recordemos que estamos en los últimos tiempos, y por ello, debemos andar como cristianos y vestirnos como escogidos de Dios en medio de una generación perversa y. como comenta san Pablo “Haced morir, pues, lo terrenal en Vosotros: Fornicación, impureza pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobres los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduviste en otro tiempo cuando vivías en ellas.

Hoy somos salvos por la gracia de Dios. Andemos como sabios y no como necios, aprovechando el tiempo porque los días son malos.


Estimado Lector:

Te invitamos a tener comunicación con nosotros a través de la Iglesia Pentecostal Unida, y disfrutaremos con nuestra hermandad como miembros de la Iglesia del Señor Jesucristo. Visita nuestra página Web www.generacionpentecostal.com donde te brindamos muchos estudios bíblicos, videos entre otros...

Si deseas más información escribirnos al correo electrónico: jorgesalomserpa@hotmail.com; Indicándonos de que pais y cuidad donde vives. Todo el material que desees es gratis.

Copyright y engrosado porel pastor
York Anthony Shalom
Licenciado en Sagrada Teología
Magister en Divinidades Teológicas
Jorgesalomserpa@hotmail.com

Escrito por: Jorge Salom Serpa | Publicado: 2011-08-27 | Visto: 10095
Boletín de actualizaciones

Manténgase al día y reciba notificaciones de las actualizaciones de nuestras web.